El Día de la Mujer

mujerbonita

Alejandra Kollontai (1913)

¿Qué es el día de la mujer? ¿Es realmente necesario? ¿No es una concesión a las mujeres de clase burguesa, a las feministas y sufraguistas? ¿No es dañino para la unidad del movimiento obrero? Esas cuestiones todavía se oyen en Rusia, aunque ya no en el extranjero. La vida misma le ha dado una respuesta clara y elocuente a estas preguntas.

El día de la mujer es un eslabón en la larga y sólida cadena de la mujer en el movimiento obrero. El ejército organizado de mujeres trabajadoras crece cada día. Hace veinte años las organizaciones obreras sólo tenías grupos dispersos de mujeres en las bases de los partidos obreros… Ahora los sindicatos ingleses tienen más de 292.000 mujeres sindicadas; en Alemania son alrededor de 200.000 sindicadas y 150.000 en el partido obrero, en Austria hay 47.000 en los sindicatos y 20.000 en el partido. En todas partes, en Italia, Hungría, Dinamarca, Suecia, Noruega y Suiza, las mujeres de la clase obrera se están organizando a sí mismas. El ejército de mujeres socialistas tiene casi un millón de miembros. ¡Una fuerza poderosa! Una fuerza con la que los poderes del mundo deben contar cuando se pone sobre la mesa el tema del coste de la vida, el seguro de maternidad, el trabajo infantil o la legislación para proteger a las trabajadoras.

Hubo un tiempo en el que los hombres trabajadores pensaron que deberían cargar ellos solos sobre sus hombros el peso de la lucha contra el capital, pensaron que ellos solos debían enfrentarse al «viejo mundo» sin el apoyo de sus compañeras. Sin embargo, como las mujeres de clase trabajadora entraron en las filas de aquellos que vendían su trabajo a cambio de un salario, forzadas a entrar en el mercado laboral por necesidad, porque su marido o padre estaba en el paro, los trabajadores empezaron a darse cuenta de que dejar atrás a las mujeres entre las filas de «no-conscientes» era dañar su causa y evitar que avanzara. ¿Qué nivel de conciencia posee una mujer que se sienta en el fogón, que no tiene derechos en la sociedad, en el estado o en la familia? ¡Ella no tiene ideas propias! Todo se hace según ordena su padre o marido…

El retraso y falta de derechos sufridos por las mujeres, su dependencia e indiferencia no son beneficiosos para la clase trabajadora, y de hecho son un daño directo hacia la lucha obrera. ¿Pero cómo entrará la mujer en esa lucha, como se la despertará?

La socialdemocracia extranjera no encontró la solución correcta inmediatamente. Las organizaciones obreras estaban abiertas a las mujeres, pero sólo unas pocas entraban. ¿Por qué? Porque la clase trabajadora al principio no se percató de que la mujer trabajadora es el miembro más degradado, tanto legal como socialmente, de la clase obrera, de que ella ha sido golpeada, intimidada, acosada a lo largo de los siglos, y de que para estimular su mente y su corazón se necesita una aproximación especial, palabras que ella, como mujer, entienda. Los trabajadores no se dieron cuenta inmediatamente de que en este mundo de falta de derechos y de explotación, la mujer está oprimida no sólo como trabajadora, si no también como madre, mujer. Sin embargo, cuando los miembros del partido socialista obrero entendieron esto, hicieron suya la lucha por la defensa de las trabajadoras como asalariadas, como madres, como mujeres.

Los socialistas en cada país comienzan a demandar una protección especial para el trabajo de las mujeres, seguros para las madres y sus hijos, derechos políticos para las mujeres y la defensa de sus intereses.

Cuanto más claramente el partido obrero percibía esta dicotomía mujer/trabajadora, más ansiosamente las mujeres se unían al partido, más apreciaban el rol del partido como su verdadero defensor y más decididamente sentían que la clase trabajadora también luchaba por sus necesidades. Las mujeres trabajadoras, organizadas y conscientes, han hecho muchísimo para elucidar este objetivo. Ahora el peso del trabajo para atraer a las trabajadoras al movimiento socialista reside en las mismas trabajadoras. Los partidos en cada país tienen sus comités de mujeres, con sus secretariados y burós para la mujer. Estos comités de mujeres trabajan en la todavía gran población de mujeres no conscientes, levantando la conciencia de las trabajadoras a su alrededor. También examinan las demandas y cuestiones que afectan más directamente a la mujer: protección y provisión para las madres embarazadas o con hijos, legislación del trabajo femenino, campaña contra la prostitución y el trabajo infantil, la demanda de derechos políticos para las mujeres, la campaña contra la subida del coste de la vida…

Así, como miembros del partido, las mujeres trabajadoras luchan por la causa común de la clase, mientras al mismo tiempo delinean y ponen en cuestión aquellas necesidades y sus demandas que les afectan más directamente como mujeres, amas de casa y madres. El partido apoya esas demandas y lucha por ellas… Estas necesidades de las mujeres trabajadoras son parte de la causa de los trabajadores como clase.

En el día de la mujer las mujeres organizadas se manifiestan contra su falta de derechos. Pero algunos dicen ¿por qué está separación de las luchas de las mujeres? ¿Por qué hay un día de la Mujer, panfletos especiales para trabajadoras, conferencias y mítines? ¿No es, en fin, una concesión a las feministas y sufraguistas burguesas? Sólo aquellos que no comprendan la diferencia radical entre el movimiento de mujeres socialistas y las sufraguistas burguesas pueden pensar de esa manera.

¿Cuál es el objetivo de las feministas burguesas? Conseguir las mismas ventajas, el mismo poder, los mismos derechos en la sociedad capitalista que poseen ahora sus maridos, padres y hermanos. ¿Cuál es el objetivo de las obreras socialistas? Abolir todo tipo de privilegios que deriven del nacimiento o de la riqueza. A la mujer obrera le es indiferente si su patrón es hombre o mujer.

Las feministas burguesas demandan la igualdad de derechos siempre y en cualquier lugar. Las mujeres trabajadoras responden: demandamos derechos para todos los ciudadanos, hombres y mujeres, pero nosotras no sólo somos mujeres y trabajadoras, también somos madres. Y como madres, como mujeres que tendremos hijos en el futuro, demandamos un cuidado especial del gobierno, protección especial del estado y de la sociedad.

Las feministas burguesas están luchando para conseguir derechos políticos: también aquí nuestros caminos se separan: para las mujeres burguesas, los derechos políticos son simplemente un medio para conseguir sus objetivos más cómodamente y más seguramente en este mundo basado en la explotación de los trabajadores. Para las mujeres obreras, los derechos políticos son un paso en el camino empedrado y difícil que lleva al deseado reino del trabajo.

Los caminos seguidos por las mujeres trabajadoras y las sufraguistas burguesas se han separado hace tiempo. Hay una gran diferencia entre sus objetivos. Hay también una gran contradicción entre los intereses de una mujer obrera y las damas propietarias, entre la sirvienta y su señora… Así pues, los trabajadores no deberían temer que haya un día separado y señalado como el Día de la Mujer, ni que haya conferencias especiales y panfletos o prensa especial para las mujeres.

Cada distinción especial hacia las mujeres en el trabajo de una organización obrera es una forma de elevar la conciencia de las trabajadoras y acercarlas a las filas de aquellos que están luchando por un futuro mejor. El Día de la Mujer y el lento, meticuloso trabajo llevado para elevar la auto-conciencia de la mujer trabajadora están sirviendo a la causa, no de la división, sino de la unión de la clase trabajadora.

Dejad que un sentimiento alegre de servir a la causa común de la clase trabajadora y de luchar simultáneamente por la emancipación femenina inspire a las trabajadoras a unirse a la celebración del Día de la Mujer.

  • camarada

    Para flipar… ayer leí en la página de yahoo.es una noticia sobre Clara Zetkin. ¿Qué dicen sobre ella? Que luchó por el sufragio universal y por los derechos de las mujeres en general. Ni una sola palabra de su militancia comunista. ¡Ni una! ¡Ni siquiera que murió exiliada en la URSS! ¿Comunistas? ¿Quienes son esos? ¿Han existido alguna vez? Para que digan que el revisionismo histórico es exclusivo de los nazis…
    Esto, por no hablar de las campañas constantes por convertir el día internacional de la mujer trabajadora, en “día internacional de la mujer”, como si el 8 de marzo celebráramos la vida de Margaret Tatcher…

    VIVA LA LUCHA POR LA IGUALDAD Y CONTRA EL PATRIARCADO!
    VIVA EL DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA!
    SOCIALISMO O BARBARIE!

    • cassio

      Los burgueses del PPSOE hicieron algo parecido con “La Pasionaria”, intentaron a convertirla en la figura de la amable abuelita progresista, no la mujer que entregó su hijo Ruben a la defensa de Stalingrado frente a los invasores Nazis. Lo mismo hacen con “Las trece rosas”, no añaden rosas ROJAS, chicas valientes que dieron sus vidas por la causa del proletariado. Hay una larga lista de etceteras. Desde luego, los poderes fácticos están empeñados en rescribir la historia.

  • Rojo27865

    Cuantos año de lucha por parte de la mujer trabajadora,que pena me dá cuando veo que en el siglo XXI,que gobiernos como el del PP sigue vulnerando derechos como el del aborto.Las declaraciones de ayer del ministro de justicia Albeto Ruiz Gallardón son un claro ejemplo.Estos pretenden que todos los derechos alcanzados por y para las mujeres a lo largo del siglo pasado queden en agua de borrajas,con el consetimiento de las mujeres de su própio partido,las cuales no queieren que una pobre pueda decidir libremente sobre si desea o no abortar,Será por que ellas si pueden hacerlo cuanas veces quieran en clínicas privadas.A lo largo de la história a habido mujeres que han merecido mucho la pena y otras no,estas las del PP son de las que no merecen la pena ni mirarlas a la cara.A las otras a las luchadoras deciros que aquí nos tendreis siempre a vuestro lado por que vuestros derechos son los nuestros,los de vuestros hijos/as,los de vuestros hermanos,los de vuestros compañeros,¡Salud y a seguir en la lucha que aún queda un largo camino por recorrer,mujeres camaradas y compañeras!

  • Verner

    Buenos dias, hlay una evidencia objetiva que se escapa a todo aquel que se escude en el silogismo de que la celebración del día de la mujer trabajadora es una lucha de poder entre hmbres y mujeres, nada más lejos de la realidad, es una lucha de clases, de la clase obrera, porque la mujer no es que forme parte es que és la claase obrera junto con todos aquellos y aquellas que luchlan en su vida diaria por la democracia, por la verdadera democracia, por la igualdad y dentro de esta por la equidad y por el derecho y libertad. La estrategia de la extrema derecha, aquellos y aquellas que ahora están en el poder, es hacer creer que precisamente este día se celebra por la lucha entre hombes y mujeres, aplican el sabido lema de los romanos de “divide y vencerás” y el echo objetivo es que sus huestes actuando contra toda razón humana, aceptan ette postulado, no les importa la verdad, ni la justicia, les importa la sumisión, en otras palabras, se convierten en súbditos en lugar de ciudadanía. Ahora resulta que la Ana Mato, el Gallardón y sus correligionarios todo lo que hacen y dicen es para proteger a las mujeres, se han convertido en el paradigma de los defensores, pues bien, las mujeres no necesitan defensores, necesitan sus derechos que son también los de todos. Hay que tener mucha cara para que después de oir lo que han dicho se presenten como libertadores…ellos,ellas y los que les siguen. Salud.